Archivo de la etiqueta: petit-suis

OIMAKU de la manera de comer petit-suis

OIMAKU de la manera de comerme los petit-suis que tenía cuando era pequeño. Cuando pasé de los diez años, me di cuenta que un petit-suis daba para poco y que me lo comía en dos cucharadas de nada. Pensando en una manera de hacer que durara más y que fuera más entretenido, se me ocurrió perforarle la base con los dientes y tomármelo sorbiendo por el agujero. Cuando acababa, quedaban una especie de túneles en la masa que iban desde la superficie hasta el agujero. Acostumbraba a realizar unos cuatro, creando un entramado de grutas en la pasta rosa bastante curioso. Finalmente, cuando el juego no daba más de sí, apretaba desde la base el recipiente y hacía salir por arriba el contenido como si fuera de un tubo de dentífrico. Hurgaba con el debo o con la lengua si quedaba algo por las paredes. Era una guarrada exquisita.

OIMAKU del pruf

OIMAKU de la mezcla que me hacía de pequeño para merendar y que bauticé como “pruf”. No recuerdo bien el porqué de ese nombre, aunque probablemente fuera onomatopeico porque la sustancia daba la sensación de hacer ese ruido si intentabas apretarla con la mano. El proceso era el siguiente. Cogía unas natillas y comía un poco para que no rebosara. Luego, echaba dentro el contenido de un petit-suis y lo removía todo bien. Cuando los colores quedaban mezclados, el amarillo ligeramente oscurecido por el rosa, me estiraba en el sofá y me lo zampaba. Era uno de mis pequeños placeres.