Archivo de la etiqueta: hoy me acuerdo

OIMAKU de Míster Zákar

OIMAKU del casero del apartamento de Southampton. El tipo era un indio emigrado a Inglaterra que a través de trabajar duro había conseguido abrir una tienda de recambios para coche y formar a su familia en Inglaterra. Su apellido era Thakrar pero entre nosotros los llamábamos Zákar, Míster Zákar. Era un buen tipo pero estaba obsesionado con seguir la normativa y venía cada semana a revisar el piso. A él no le suponía demasiada molestia porque vivíamos encima de la tienda pero para nosotros era un incordio. Recuerdo que un día, cuando todavía buscaba trabajo sin éxito, me dijo que yo debía esforzarme el doble, porque era de fuera y tenía que demostrar mi valía. Le caí simpático en mi calidad de currante. Imaginé lo que había tenido que pasar él para tener su negocio y comprendí su obsesión por que todo estuviera perfecto en el piso.

OIMAKU del condón del PSC

OIMAKU del condón con la cara de Pasqual Maragall que me dieron los del PSC en la Universidad durante la campaña para las elecciones del Parlamento de Cataluña de 2003. Me lo dieron justo sobre el puente que conecta de la plaza del campus con la estación de los Ferrocarriles. El tipo sonreía simpático en la foto pero a mí me puso los pelos de punta. No quiero decir que fuera inadecuado repartir preservativos pero sí que lo hicieran con la cara de un político impresa en ellos. Hay ciertas cosas que uno no quiere ver antes de follar.

 

OIMAKU de Inma del Moral

OIMAKU de la primera presentador de El Informal, Inma del Moral, que fue todo un referente erótico en la televisión española de los 90. A mí me gustaba por lo que a todos, o a muchos, a la vez que disfrutaba cómo utilizaba sus dotes para a atraer a los babosos políticos a sus faldas para hacerles preguntas incisivas y mordaces que los dejaban en bragas. Me gustaba ese puterío que, después, con Patricia Conde, no llegó a ser el mismo. Del Moral tenía ese toque de sensualidad y afilada maldad que Conde convirtió en una hipérbole de impostada ingenuidad: otro estilo menos corrosivo y más evidente.

OIMAKU de la canción de mi primo en Galicia

OIMAKU de la canción que mi primo no paró de tocar durante el viaje que hice con mis tíos a Galicia. Rasgaba las cuerdas de la guitarra con fuerza y la cantaba en una espiral de rabia que sólo crecía a cada vuelta del estribillo. No estoy seguro si tanta vehemencia era causada por una reciente ruptura con una chica, a la que sólo conocí de nombre y cuyo asiento acabé ocupando de rebote en aquellas vacaciones. Lo cierto es que era una gozada escucharlo. La canción ha seguido en mi cabeza después de tantos años. En su día intenté buscarla por internet pero no di con ella. Mi primo, cuando le pregunté, tampoco la recordaba, menos cuando yo intentaba miserablemente tararearla. Para mi sorpresa, volví a probar suerte hace unas semanas y Google me la devolvió. Era “Tocaré” de Tahúres Zurdos. He vuelto a escucharla pero, aunque la letra no ha perdido un ápice de su energía, la angustia adolescente de aquel verano no ha regresado con ella.

OIMAKU del muerto en el tren

OIMAKU de un tipo que me encontré un lunes por la mañana en el tren que iba a la universidad. Era grande, tendría unos veintipico o treinta años y parecía haberse quedado grogui en uno de los asientos del fondo del vagón. Todo su cuerpo se apoyaba contra el respaldo y el reposabrazos en una postura muy incómoda. Tenía la cabeza recostada sobre el hombro y la boca abierta. La estación era final de trayecto, así que consideré oportuno despertarlo antes de que el tren partiese y lo hiciera desandar camino. Para no asustarle, lo avisé con voz suave pero no respondió. Me acerqué y volví a intentarlo. Lo llamé más fuerte. Nada. Llegué a gritarle un poco. Estaba a escasos centímetros de él cuando me giré y vi a todos los pasajeros mirándonos en silencio, entre expectantes y acojonados. ¿Estaba muerto? No movía ni un músculo, no daba la impresión de respirar. Empecé a acercar la mano muy lentamente hacia su rostro. Sentía los ojos del resto clavados en mi nuca. Parecía una estatua, joder. Tenía el miedo en el cuerpo y un extraño orgullo heroico. ¿Estaba a punto de tocar un cadáver? Llegué a imaginar que venía la policía y me interrogaba. Le di dos cachetes en la mejilla. El tipo levantó la cabeza sin poder despegar los párpados, desorientado, cabeceando de izquierda a derecha. Se puso en pie como un perro de caza que ha oído la presa y salió del vagón rígido como un zombi, empujando a todo el mundo. Ni gracias ni pollas. Llevaba un colocón de aúpa. Los demás viajeros ya había empezado a sentarse antes de que yo pudiera levantarme del suelo.

OIMAKU del aceite del local de cazadores

OIMAKU del local de cazadores de Valderrubio, Granada, donde habíamos ido a ver la casa de Bernarda Alba, la real y no la literaria. El edificio estaba totalmente descuidado, cubierta toda su fachada blanca por una enorme enredadera seca. Desencantados, nos sobrevino el hambre y la sed. Habíamos llegado con la única combinación de autobuses posible en pleno mediodía de julio andaluz y aquello estaba muerto. Un hombre que pasaba en bicicleta nos señaló una puerta sin letrero. Era el lugar de reunión de la asociación de cazadores del pueblo. Debíamos de tener una pinta de guiris espantosa. Pedimos para beber dos rondas. Acostumbrados a otros tapas más espectaculares y copiosas (paella, migas), casi miramos con desprecio el solitario trozo de lomo sobre la rebanada de pan que nos sirvieron. Al probarlo, me tragué con él mi soberbia. Sentí las lágrimas de placer inundar mis ojos: insuperable. Cuando marchábamos, le pregunté al dueño por la carne. Orgulloso y sin pronunciar una palabra, adornándose con un halo de misterio, levantó una recia y grasienta botella de vidrio llena de un aceite oscuro, prácticamente verde, tan denso que apenas dejaba pasar la luz. Aun sigo fascinado por aquella visión casi celestial.

OIMAKU del “adéu” en Zahara de los Atunes

OIMAKU de la manía de decir “adéu” sea el rincón de España que sea y, especialmente, recuerdo una vez en Zahara de los Atunes, donde al salir de una tienda dije “adéu” y entendí que me respondían lo mismo. El hecho es que llevaba un par de días obsesionado con el tema, pues tenía la impresión de que me había sucedido más de una vez. Carcomido por la duda, le pregunté a la persona que me acompañaba si la dependienta me había dicho adiós en catalán. No sé si me respondió afirmativamente o que no se había dado cuenta. Fuera la que fuera su contestación, no me sirvió porque, en un acto de extravagancia, volví a la tienda y le pregunté directamente a la mujer. Con una mueca que conjugaba una especie de extrañamiento impasible, me contestó con firmeza que me había dicho “hasta luego”. Su voz y su rostro duro, me acongojaron de tal manera que pedí perdón y me marché avergonzado.

OIMAKU del Dynablaster

OIMAKU del videojuego Dynablaster, más conocido en todo el mundo como Bomberman. Lo conocí a través de mi amigo A., el mismo que me dio a conocer joyitas como Monkey Island o Maniac Mansion. Era un vicio, pura adicción, especialmente en modo batalla. Al principio siempre ganaba él, tendiéndome trampas, rodeándome de bombas. Cuando viví en Inglaterra, resucité el juego en pareja. En nuestro apartamento británico sin conexión a Internet, y junto con el Wacky Wheels, disfrutamos recogidos en el salón de divertidísimos piques frente a la pantalla del portátil.