OIMAKU del monstruo de Saccheri

OIMAKU del cuadrilátero de Sacchieri. Escuché la historia en la clase de filosofía sobre las matemáticas. El matemático italiano, queriendo demostrar que la geometría euclidiana era la única verdadera, supuso lo siguiente. Dada una recta de cuyos extremos trazamos dos líneas de la misma longitud y perpendiculares a la misma, se unen los extremos de ambas perpendiculares con otra recta, formando un polígono de cuatro lados. Sacchieri, de acuerdo con la geometría euclidiana, esperaba obtener como único resultado posible un cuadrilátero con cuatro ángulos internos cuya suma fuera de 360 grados, es decir, que los cuatro fueran rectos. Su gran sorpresa fue ver que la reducción al absurdo no descartaba los otros dos resultados posibles, que la suma fuera mayor o menor a 360 grados. Aquello era una contradicción enorme. La geometría euclidiana fallaba. Recuerdo la cara del profesor, muy teatrero él, diciendo que lo que Sacchieri se encontró ante sí fue un monstruo, un monstruo descomunal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *