OIMAKU del concurso de literatura accidentado

OIMAKU de cuando gané aquel concurso de literatura y alcancé un estado de éxtasis tal que B. tuvo que agarrarme del brazo en un cruce para evitar que acabase bajo las ruedas de un vehículo. La arquitectura de la historia: sin duda, sir Alan, todo se repite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *