OIMAKU de los veranos en el cámping

OIMAKU del cámping y de lo rancio que era yo de pequeño: cómo me pasaba los días soleados de verano encerrado en la caravana leyendo a Gabriel García Márquez y cómo, cuando los chavales de la calle donde estaba me preguntaban si quería salir a jugar con ellos, respondía secamente: NO, ESTOY LEYENDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *