OIMAKU de las lagartijas

OIMAKU de cuando, de pequeño, buscaba lagartijas para arrancarles la cola y ver cómo, una vez amputada, seguía moviéndose. Ahora parece que hayan desaparecido, como una moda del siglo pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *