Archivos mensuales: marzo 2010

OIMAKU de la bola loca de Comansi

OIMAKU del anuncio de la bola loca de Comansi, donde un montón de chavales creciditos se pasaban la bola loca y la atrapaban sin problemas con el tubo con ventosa que llevaban en la mano. Eran imágenes veraniegas de playa muy rápidas, a flashazos, y los chavalotes sonreían divertidos, y no se paraba de oír: “Es la bola loca de Comansi, la bola loca, la bola loca de Comansi”.

OIMAKU del Tragabolas

OIMAKU del juego del Tragabolas, tan absurdo como adictivo como cansino, en el que uno se hacía polvo dándole con frenesí drogodependiente a la palanca de un hipopótamo de plástico rosa. Esta esencia confusa del juego inspiró su propia canción, igualmente absurda, adictiva y cansina a matar. Sin duda, lo que menos soportaba era el gritito al final del niño repelente que ganaba.

OIMAKU de Sampras potando

OIMAKU del partido en el que Àlex Corretja hizo vomitar a Sampras. También recuerdo que, después, Pistol Pete falló un primer saque y, para sorpresa de todos, metió un ace con el segundo que dejó a Corretja tiritando. Y éste acabó perdiendo de la manera más triste con una doble falta. Aún así, nadie me quita la imagen del número uno del mundo potando de agotamiento mientras el mulo de Corretja daba saltitos como si nada.

OIMAKU del gol de Nayim

OIMAKU del gol de Nayim en la final de la Recopa del 95. Estaba con mi padre en el salón, agobiados porque el Zaragoza recibía faltas a diestro y siniestro de manera descarada y, de repente, va el tío y dispara. “¿Pero qué hace?” dice mi padre, criticándolo, mientras la cámara sigue la parábola que dibuja el balón. “¡¡PERO QUÉ HA HECHO!!” gritamos justo cuando el gol se cuela en la portería. Tengo ese golazo grabado en las neuronas.